Páginas vistas en total

lunes, 28 de septiembre de 2009

bicicletas en el cielo...


Si te toca ir arriba, antes que yo, porque existe la vida eterna, lleva de parte mía un cucumelo, por si no llovía en el cielo, y de parte de los 22, se lo das al chico, cuartetero, y dale un abrazo muy largo, a mis amigos que se fueron primero También lleva algunas canciones de nosotros, Que van a causar gran posterioridad, Supongo que habrá una ciudad entera y me sirve de consuelo, si me esperas allá. Muchos amigos se fueron antes que yo, y me dejaron solo, por eso si el invierno hace frío, también bajo al infierno un poco supongo que nadie se va del todo, espero que exista algún lugar, donde los chicos escuchen mis canciones, aunque no los escuche opinar. Toma una lista de mis amigos , quiero convencerlos que vuelvan conmigo, si no van a esperar mucho, y hace mucho que los quiero ver.


Existen personas que llegan a tu vida, se quedan por un momento, te enseñan dos o tres cuestiones de la vida y se van, se que también existen personajes que comparten tu vida y te dejan muy poco, para suerte mía, Pablito fue del primer tipo. Alto, desgarbado, un soñador empedernido; de pronto estábamos compartiendo proyectos, riéndonos de los demás y buscando concretar unos cuantos proyectos. Hincha de boca por necesidad más que por convicción; porque uno decide seguir un equipo de fútbol, una pareja y una religión por necesidad. En fin, no termino de acostumbrarme a las personas raras, pero siempre es bueno encontrarse con alguna.

Uno de los primeros consejos que me regaló fue "debes buscarte una mujer que entienda tu trabajo, una secretaria o una ejecutiva nunca llegará a entender lo que es vivir de las imágenes", de pronto es extraño ver que por las aceras, en los parques y en los buses existen personas que tienen lentes teleobjetivos en lugar de retinas, cuadernillos de ideas pegados en la cabeza buscando plasmar en papel fotográfico o entregarle a una multitud silente imágenes que todos miran y nadie aprecia.

Siempre me decía que las mujeres son el regalo más precioso que el diablo nos puede dar, y que siempre le ruega al santísimo por no tener una mujer como jefa, porque tienden a poner el corazón en las labores, y el corazón, si se resiente, puede transformar a una dulce mujer en un sanguinario y perverso ser.

Generador de ideas, apasionado interlocutor de los colores y las formas, podía capturar una verdadera obra de arte del polvo más simple y común. La mala suerte, la música y la soledad siempre acompañaban sus tardes. Recuerdo el día que me regaló la foto del chagall, mimetizando la noche con la dulzura y la sinrazón; inexplicablemente ese día su taller fue asaltado y la única foto que quedó fue mi regalo. "Tienes que buscar que la gente respete tu tiempo, si no comes, si no duermes, si no descansas, las ideas se secan, te vuelves un trabajador de jornada muerto como todos los que están a tu alrededor, entre todos, con sus grandes curriculums, con sus títulos no son nada comparados contigo, porque todavía tienes la chispa en los ojos y el gusto por lo que haces", me decía entre risas y una sabiduría casi paternal. Hoy brindo contigo a la distancia del silencio, porque todavía recuerdo la alegría que tu mirada me regalo la última vez que te vi, en esa fría cama de hospital, cuando tu mano me pidió que no me vaya, que "los olvidables" nunca se escaparían de la memoria, que existen muchas tablas por caminar, muchas luces por encender, muchos cassettes que impregnar de imágenes, colores, sonidos... Y si existe el cielo, espero que estén esperándote con la mejor bicicleta del mundo, por favor toma las fotos que siempre tomabas por acá y mandalas por sueños a todos quienes, desde acá, seguiremos con tu legado... hasta siempre compañero.

domingo, 27 de septiembre de 2009

qué es un dilema?


Este día es tan particular, no lo se, talvez sea el alcohol en la sangre que me ha puesto más sensible que nunca, o es una advertencia del corazón que se viene algo doloroso, talvez sea una locura mas o simplemente el síntoma de alguna enfermedad. En fin, de pronto me veo al espejo y siento que me enredo en un dilema, pero, ¿que es un dilema? los pendientes de mi vida pueden estar peor?, o se ha terminado el sinsabor...
Particularmente, mi vida siempre ha estado entrelazada por los enigmas, los dilemas y la insensible capacidad de no saber hacia dónde voy. ALguna vez un amigo me dijo que lo más extraño de mi vida era mi desordenada y loca cotidianidad que puede aparecer de la nada, nunca me gusto caminar por la acera ni seguir los pasos, en broma a veces hablo de mi vida de estrella de rock, aunque nunca he grabado un album y muy pocas personas saben de mis dotes musicales, pero ha llegado un punto inflexible, de pronto quiero saber que me depara el mañana, el "vive rápido y muere joven" va perdiendo sentido lentamente, las arañas ya no tejen sus redes cerca de mi.
Es extraño no ser infeliz, no ser inexpresivo, dejar hacer, dejar pasar, dejar vivir.
Los días pasan de manera más volátil, ya no soy un ser solitario, estepario, indigente, mordaz, las garras se van atenuando y los músculas están cansados de no hacer nada, ayer me di cuenta que no hay un mañana al que le pueda dejar mis asuntos pendientes y mis reglas ilegales se van legitimando.
Mi amigo vive cada día como si fuera el último, poniendo en la cuerda floja su amor, su estabilidad, sus emociones y hasta su salud; en otro lugar de la ciudad, otro amigo pasa las horas mirando a una pared azul, esperando que el cuerpo golpeado, mutilado, accidentado, evolucione y le de otra oportunidad de desperdiciar las tardes de abril en la televisión. Ella mira con estupor lo que tiene mientras añora en una parte de su memoria las ilusiones que tenía y ya no las tiene, o dice ya no tener; mientras él cree que todo esta bien pero siempre le duele algo en el corazón. Mientras enciende un cigarrillo, el mismo que no debería porque sabe que está demasiado enfermo como para seguir haciéndolo, agarra la guitarra que siempre quiso tener y toca la canción que escribió anoche mientras la mira y sigue pensando que todo está bien aunque siente que hay algo más. Ella sólo sabe disimular y esconderse en la mirada.
El niño juega sin saber que pasará mañana, mientras su abuelo sabe que posiblemente habrá un mañana y difícilmente un pasado mañana. Existen cientos de miles de libros que dan recetas para el éxito y la felicidad, pero la gente camina seria en las calles, algunos hasta con lágrimas en los ojos, y los libros más vendidos son las letras de la desesperanza y las epopeyas del dolor.
Miro a la ventana, pasan las horas, me hubiera encantado escribir esta canción para tí, y cantarla a tu oído con la sinceridad que pocas veces tengo "sácame de aqui / no me dejes solo / o todo el mundo está loco o Dios es sordo", sigo preguntándome que carajos es un dilema y porque siento que la vida me tiene preparado algo extrañamente viejo o tipicamente nuevo... y ese es mi dilema.

jueves, 10 de septiembre de 2009

el silencio


He recorrido muchos kilómetros de carretera, he llorado un par de noches sobre sábanas extrañas y no puedo negar que he reído como un niño unas cuantas tardes de domingo. Algunas veces he sacado al infame humano que pocas veces suele trasgredir la inmunda y apabullante memoria del hastío, de lo que uno hace y de lo que no hace pero la gente cree que hace (eso es lo peor), por eso lo tengo encerrado, confinado al destierro del podría, amarrado en las mazmorras de la soledad...
He simulado estar serio y he podido ser muy feliz, otras veces me he levantado muy enamorado y he terminado la noche solo y melancólico; hay momentos en los que el hastío ha producido en mi los momentos más memorables de mi cotidianidad, y otras en la que el amor ha desarraigado mi presente y ha olvidado mi futuro.
Algunas veces me he arrepentido de decir ciertas cosas, y en ciertos momentos me he arrepentido de tragarme algunas palabras que hubieran cambiado mi destino de manera profunda y definitiva... es extraño levantarse un día en el infierno, sentarse en el cielo por la tarde y acostarse en el limbo en la noche, eso sólo ha sucedido un par de ocasiones.
Hay noches en las que, licor en mano, pienso en lo irreversible de las circunstancias no resueltas, otras noches sólo quiero bailar en la lluvia agarrado de tu mano, parar el tráfico de un beso silente para encadenar este país tan lleno de nada...
A veces sueno a vacío, a tristeza, a soledad, pero eso es sólo a veces.
Un día de estos huiremos a la montaña, nos acompañarán nuestros músicos, nuestra guitarra y mi tambor, tus fantasmas y mis demonios, las piedras, tu ruleta, la pistola calibre 44, los racimos de pasión y la muchedumbre de sombras que tantas veces terminan en nada alrededor de los árboles cansados de seguir parados.
A veces no se que escribir y a veces me es tan necesario no decir nada... todo ya esta dicho entre tus manos.