Páginas vistas en total

sábado, 12 de mayo de 2012

confesión

Estarás bien, siempre lo has estado... te acostarás en las noches acariciando tus brazos y tu rostro con ese ingenuo gesto que mantienes desde que eras niña. Dormirás de lado soñando en el día que no salí por la puerta de tu casa, gritando de desesperación por la incapacidad de ser escuchado, no por la imposibilidad de comunicar todo lo que siento por ti. 
Te levantarás en la mañana acariciando nuestra perrita, la que ladraba nuestros sueños y mordía nuestras pesadillas... te levantarás al baño y seguramente pelearás con tu hermana; eso también extraño. Saldrás de la ducha con el cabello mojado, sacudirás el exceso de pelo de la lola, arreglarás las cobijas y harás el desayuno apresurada.
Calentarás el auto que tanto cuidábamos, que nos llevó por toda esta ciudad que cada día se hace más grande y vacía sin ti. manejarás descuidada como siempre, irás al trabajo y pasarán las horas sin dejar en las sombras los minutos que perdemos por ser orgullosos y mezquinos. Las clases pasan lentas, los conceptos caminan alrededor de tus lentes violetas, que reposan sobre tus oídos, los que amaba acariciar, los que servían para molestar, para pasar los momentos que se han quedado atorados en el corazón.
Volverás a tu casa en la noche como siempre, como nunca. Esas gradas que fueron nuestro refugio, nuestro campo de batalla, nuestro oscuro metro de amor. Verás tu rostro en el espejo como siempre, el reflejo de la mujer que mas he amado en mi vida. Los ojos que siguen alumbrando mis pensamientos, la voz que acaricia mis recuerdos, el cuerpo que tanto extraña mi piel. Te recostarás en esa cama que te acompañé a comprar, a ver la televisión como siempre, pero sin mi. Talvez en algún segundo del día te preguntarás si pienso en ti: la respuesta es SI, a cada segundo. Mi par, mi luz, mi compañera. Estás tan lejos que ni a mi mismo me reconozco. Yo, en cambio llego a mi habitación y miro tu cuadro en m pared. la misma mirada perdida que me enamoró desde el primer día. Dios, como te extraño, la tormenta debe parar algún momento, no siempre lloverá.