Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

Todavía...


Desde mi ventana admiro la luna, ya nada es igual...
La última nube se dispersa, la hora más oscura antecede el amanecer, ya no lo recuerdo. Mis manos siguen temblando, pardas, muscas, secas, han dejado las huellas en el penúltimo sueño donde te encontrabas sentada, brazos cruzados, mirada penetrante. No se porqué estabas furiosa conmigo, solamente puedo soñarte.

Todavía tienes las manos más lindas del mundo, lastimadas por tu necia afición por morder los bordes cuando estás nerviosa, la piel blanquecina, la sonrisa compuesta, ese movimiento de las fosas nasales cuando duermes... todavía te rascas los brazos y el cuello, como un estímulo insoslayable, un ritual obligatorio. Todavía transluce esa separación en tus dientes mientras ríes fuertemente y cierras los ojos como disfrutando en tus adentros ese momento de hilaridad.

Todavía te veo recostada en tu cama, leyendo a Vásconez, besando a nuestra amada perra, cantando una canción de Sabina o mirando TV como si de eso dependiera nuestro destino... todavía pudo percibir las lágrimas de algunas noches frías, cuando te dabas la vuelta, envuelta en el edredón, y yo solamente podía abrazarte, maldiciendo en voz baja el momento en que te hice daño. Todavía me odio por esos momentos, y todavía extraño los amaneceres en que abría los ojos y solamente miraba tu rostro... para saber que en este mundo más tuyo que mío, eras todo lo que necesitaba para sentir la felicidad. Todavía canto "All these things that i´ve done" a la luz de la luna... en tu nombre.

Todavía, en mis sueños, eres la mujer de la que perdidamente me enamoré... en sueños nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario